¿Tú, en los espinos?

por | Sep 9, 2022 | Noticias del sector

El historiador español Esteban Garibay y Zamalloa (1535-1599), bibliotecario y cronista de la corte de Felipe II, oriundo de las tierras vascas, dejó constancia del hecho en su monumental historia de España (Compendio historial de las Chrónicas y universal historia de todos los Reynos d’España — publicado en Amberes en 1571), dice, 100 años mas tarde de lo ocurrido, que la Virgen de Aranzazu se apareció a una doncella llamada María de Datuxtegui.

Sin embargo, en el mismo libro, da otra versión, que es la más conocida. Garibay dice que recogió esta historia de boca de un testigo que habría conocido a un pastor llamado Rodrigo de Balzategui:

«En este año de 1469, uno más o menos, un mozo que guardaba ganado, llamado Rodrigo de Balzátegui, hijo de la casa Balzátegui, de la vecindad de Uribarri, jurisdicción de la dicha villa de Oñate, guardando las cabras de su casa, en las faldas de la dicha montaña de Aloña (denominadas actualmente Aloya), un día sábado, que es dedicado a la Virgen María, descendió por sus vertientes abajo, guiado por la mano de Dios,…”

Se acercó a una zona donde oía el sonido intermitente de un cencerro y allí encontró la imagen de la Virgen en un árbol de la variedad espino albar (en euskera, ‘elorri’), tallada en la blanca piedra de la región.

Había descubierto la pequeña imagen de la Virgen con el niño en brazos, escondida entre una mata de espinos, junto a un cencerro. Al verla habría exclamado: Arantzan zu?!, que quiere decir «¡¿en los espinos, tú?!».

Esa escultura es la que hoy mismo se ve sobre el altar del santuario de Arantzazu. Y al lado de la talla mariana, tenemos el cencerro que también según la tradición estaba junto a la virgen en aquel día de 1469, y un trozo del árbol en cuestión. Todo el conjunto (imagen, trozo de árbol y cencerro) ha llegado hasta nuestros días pese a que el santuario ha sufrido tres incendios devastadores: el primero, de 1533, involuntario; el segundo, de 1622, también fortuito; y el tercero, de 1834, totalmente planeado. Un batallón liberal, denominado «voluntarios de Gipuzkoa», redujo a cenizas todas las edificaciones, por suponerse a los franciscanos del lugar colaboradores de las tropas carlistas. Luego, además, vendría la desamortización de Mendizabal, por la que los frailes debieron abandonar el lugar. En 1846 fue devuelta la imagen de la Virgen a Arantzazu, tras haber permanecido en Oñati durante doce años.

No deja de ser curioso —y ello más bien acredita su historicidad— que Garibay, después de habernos dado esta versión, nos dice que existen también otras variantes del relato. Dice, por ejemplo, que, según otros, la imagen fue hallada por una pastora, llamada María de Datuxtegui, de la misma vecindad de Uribarri, «y otros refieren otras cosas»; pero el concienzudo historiador da como única versión auténtica la arriba transcrita y dice haber sido testificado de ello «por hombres muy viejos y ancianos y fidedignos», «después de mucha diligencia». Dice también que los primeros religiosos que habitaron el santuario «solían hacer muchas caricias y honra al Rodrigo, como a persona a quien la santa imagen fue revelada».

La imagen de la Virgen de Aránzazu es una talla en piedra, tenuemente policromada. Trátase de una preciosa imagen gótica, que según los entendidos puede ser del siglo XIII (periodo tardorománico o de transición), y según otros del siglo XIV-XV, ya en el estilo gótico.

Representa a la Virgen sentada con atuendo y atributos de Reina (coronada), con la manzana o bola del mundo en una mano y teniendo sobre su rodilla izquierda al Niño, desnudo (integral). La imagen es sumamente pequeña, pues no mide más que 36 cms. de alto y pesa 9 kg. La actitud un tanto hierática de la Madre está dulcificada por la perfección de sus formas humanas. Describen el rostro de la imagen como el de una «aldeana sana de ancho cuello y generoso pecho».

El niño no está tan bien trabajado como la figura principal; tiene un aire bizantino y lleva un fruto en su mano izquierda. El rostro del Niño, no tiene nada de infantil; tal vez lo hiciera así el artista para expresar que se trata del Dios eterno.

El P.Adrian de Lizarralde, historiador actual, conjetura que primitivamente no debió de estar el Niño desnudo; que alguna otra mano posterior y desconocida (pero anterior en todo caso al hallazgo de Rodrigo) lo puso así, obrando de acuerdo con la evolución del arte. Otro detalle singular de la imagen es la materia de que está hecha, pues es de piedra, y de una piedra, mientras que las otras imágenes antiguas del país son de madera. Los pintores, bertsolaris y poetas posteriores han representado a Rodrigo como un idílico pastor de ovejas, pero los documentos más antiguos no hablan de ovejas, sino de cabras.

Se ha pensado que la imagen pudiera pertenecer a algún penitente que se hubiera retirado con ella a estas soledades, o abandonada, caída o depositada por algún caminante o peregrino que pasaba por estos lugares». Cerca de allí pasaba la Calzada de Calahorra, que unía Álava y Gipuzkoa.

La campana o cencerro de la virgen es más difícil de catalogar. Difiere del modelo vasco que ha llegado a nuestros días. Según la arqueóloga Mertxe Urteaga, es un modelo poco común elaborado con planchas de hierro, unidas con remaches. Tiene 25 centímetros de altura y el padre Lizarralde cuenta en su monografía que se parece a la que había visto con motivo del Congreso Eucarístico de Dublín, celebrado en 1932, considerada reliquia de San Patricio.

Se repite tantas veces la consabida historia de Vírgenes aparecidas a pastores en tantos lugares y siempre dentro de una época más o menos determinada, que la cosa tiene visos de ser un cliché convencional. Pero fuerza es confesar que en este caso nos hallamos ante un Rodrigo de Balzátegui que es personaje rigurosamente histórico, de casa y lugar conocido.

Es la patrona de Gipuzkoa desde el año 1918. Hoy Gipuzkoa cuenta con cuatro parroquias dedicadas a esta Virgen: la de Ventas, en Irún, la más antigua, 1935; la del barrio Elbarrena de Zizurkil; la del barrio de Aldakonea de San Sebastián; y la de Lasarte, de 1981.

También se encuentra, entre otros lugares, en la parroquia de San Fernando (Buenos Aires, Argentina), la iglesia del Cerro de Montevideo, capilla dedicada a su culto en Guadalajara (Jalisco, Mexico), y es patrona de la ciudad argentina de Victoria, en la provincia de Entre Ríos.

El nombre del santuario, del lugar y de la Virgen está relacionado con la leyenda de su aparición. La palabra arantzazu se compone de «arantza» que se traduce como «espino» y el sufijo «zu» que indica «abundancia» (-zu: atzizkia=sufijo: abundancial. Bimila hiztegia. Editorial: Elkar S. A. San Sebastián 1991) por lo que viene a significar «abundancia de espinos» y hace referencia a la existencia de abundantes arbustos espinosos en el lugar.

0 comentarios

Más noticias


Eventos del día de hoy

Hoy no hay eventos programados

Evento mes actual


Eventos Próximo mes


Calendario de Eventos

Eventos en octubre 2022

lunes martes miércoles jueves viernes sábado domingo
septiembre 26, 2022 septiembre 27, 2022 septiembre 28, 2022 septiembre 29, 2022 septiembre 30, 2022 octubre 1, 2022 octubre 2, 2022
octubre 3, 2022 octubre 4, 2022 octubre 5, 2022 octubre 6, 2022 octubre 7, 2022 octubre 8, 2022 octubre 9, 2022
octubre 10, 2022 octubre 11, 2022 octubre 12, 2022 octubre 13, 2022 octubre 14, 2022 octubre 15, 2022 octubre 16, 2022
octubre 17, 2022 octubre 18, 2022 octubre 19, 2022 octubre 20, 2022 octubre 21, 2022 octubre 22, 2022 octubre 23, 2022
octubre 24, 2022 octubre 25, 2022 octubre 26, 2022 octubre 27, 2022 octubre 28, 2022 octubre 29, 2022 octubre 30, 2022
octubre 31, 2022 noviembre 1, 2022 noviembre 2, 2022 noviembre 3, 2022 noviembre 4, 2022 noviembre 5, 2022 noviembre 6, 2022


Edadismo


La utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso: sirve para caminar. (Fernando Berri)



Mantente Informado

Introduce tu dirección de correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Thanks for subscribing!


Contacta con nosotros: